‘MI GRAN NOCHE’: La gran farsa de la televisión

mi-gran-noche

Alex de la Iglesia concibe una vertiginosa y delirante comedia coral sobre el mundo de la televisión que transcurre durante la grabación de una gala especial de Nochevieja.

A Alex de la Iglesia le sucede como a los niños con sus juegos, que a veces se emocionan tanto que acaban estropeando los juguetes. Si hay un lugar donde le gusta jugar ese es el del terreno del humor esperpéntico como puso de manifiesto en dos de sus mejores títulos, El día de la bestia (1995) y La comunidad (2000). Pero a veces, y aunque siempre parte de buenas ideas, se deja llevar tanto por el entusiasmo que ese humor acaba transformándose en un caótico y enardecido delirio como sucede en Balada triste de trompeta (2010) o Las brujas de Zugarramurdi(2012), por dar un par de ejemplos sobre la marcha. Y Mi gran noche, sin llegar a los extremos de aquellas, vuelve a ser uno de esos juegos que se le ha vuelto a ir de las manos, a pesar de que ha partido de una atractiva idea como es retratar con una mirada irónica los entresijos del mundo de la televisión a través de la grabación de una gala de Nochevieja.

Mi gran noche sigue en cierta manera el espíritu alocado y vertiginoso que poseen algunas comedias de Peter Bogdanovich, en concreto, ¡Qué ruina de función! (Noises off!, 1992), cuya trama transcurría durante una función teatral y en la que, al propio enredo de la obra que se representa sobre el escenario, se unían los conflictos entre los miembros de la compañía, dando lugar a un sinfín de situaciones disparatadas. Sin embargo, la trama de Mi gran noche tiene lugar en un plató de televisión donde coinciden personajes tan dispares como la veterana figura de la canción que interpreta Raphael en un papel autoparódico con el proverbial nombre de Alphonso, el nuevo ídolo musical de la jovencitas, Adanne, a quien encarna Mario Casas, así como sus respectivos seguidores, entre ellos el inquietante fan del primero (Jaime Ordóñez) o las dos amigas (Marta Guerras y Marta Castellote) que persiguen al segundo con fines muy concretos. Y luego la pareja de presentadores de la gala (Hugo Silva y Carolina Bang) que de profesan un odio mutuo, los miembros del equipo técnico o los figurantes, entre los que se encuentra José (Pepón Nieto), un parado que ha sido enviado ahí por una empresa de trabajo temporal y quien conocerá a otra figurante, Paloma (Blanca Suarez), con una particularidad especial, además de representantes al borde de un ataque de nervios, productores de dudosa integridad moral, caraduras que aprovechan la ocasión para sacar beneficio propio o piquetes de huelga, dando lugar a un cóctel en el que se mezclan amoríos, sexo, conspiraciones, juegos sucios y actuaciones con ese tono kitsch salpicado de serpentinas y luces de colores tan característico en este tipo de espectáculos, además de un sinfín de circunstancias que tampoco se van a desvelar…

·  Artículo completo en el suplemento cultural It’s Playtime
Carlos Tejeda

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s