GABINETES DE CURIOSIDADES

Quay

Apuntes en torno a la exposición “Metamorfosis: visiones fantásticas de Starewitch, Svankmajer y los hermanos Quay” en La casa Encendida de Madrid. Hasta el 11 de enero de 2015.

Escribe Svankmajer en un texto dentro del catálogo de la exposición que los gabinetes de curiosidades «dibujan un “mapa” de un mundo totalmente distinto del de los museos oficiales, ya que, de hecho, hay básicamente dos cosmovisiones: por un lado, la concepción racional (científica, positivista) del universo, y por el otro, el mundo mágico de la imaginación».

Cierto es que los gabinetes de curiosidades, también llamados Wunderkammen o Cabinets de Curiositéstuvieron su época de esplendor durante los siglos XVI y XVII, períodos durante los cuales se llevaron a cabo las grandes exploraciones y en las que se recopilaban objetos raros o cuanto menos curiosos. Pero los gabinetes, a pesar de ser inicialmente colecciones particulares se regían conforme a cuatro categorías. La llamada Naturalia que englobaba objetos de los mundos mineral, vegetal y animal;Exotica con todos aquellos provenientes de lugares lejanos, Scientifica que abarcaba los instrumentos y mecanismos científicos y Artificialia donde estaban agrupados todo lo creado por la mano del hombre. Si bien todos estos gabinetes fueron los precursores del museo, y en los que ya había una cierta organización del saber en un intento por crear un compendio global del conocimiento, imprimiéndoles de alguna manera un componente didáctico, también había en ellos una vocación por acumular piezas singulares, diferentes, curiosas e incluso extrañas, aquellas que se saliesen de lo normal, y que en muchas casos venían acompañadas por lo fantástico o lo enigmático.

Si muchas de ellas, por las razones que fuese, acabaron perdiéndose otras, como las colecciones deFrancisco I y Enrique II fueron el origen de la Biblioteca Nacional de París y el Museo del Louvre. Sin embargo, una de las más grandes e importantes fue la de Rodolfo II en el castillo de Hradschin en Praga que contenía infinidad de piezas de todo tipo y en la que, al parecer, precisamente lo raro y lo curioso tenía preeminencia sobre los demás objetos como autómatas, ingenios mecánicos y todo tipo de curiosidades procedentes de otras culturas. Pues son las excepciones, las rarezas, lo que realmente diferencia y potencia al mismo tiempo una colección. Como también la posesión de una colección no solo era un bien exclusivo de reyes o aristócratas, sino también de personas de clase media quienes como el médico danés Ole Worm reunió en Copenhague uno de los inventarios privados más destacados de aquella época…

Artículo completo en It’s Playtime

Artículo: “Metamorfosis. Visiones fantásticas, una exposición hacia otras realidades” por Israel Paredes en It’s Playtime

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s