‘UN GENIO OLVIDADO’: Hinton y la cuarta dimensión

atanes

Entrevistamos al autor teatral y director de cine Carlos Atanes que presenta su nueva obra, “Un genio olvidado” que gira en torno a la figura de Charles Howard Hinton (1853-1907), matemático que creó el concepto de la cuarta dimensión, pionero de la ciencia ficción según Jorge Luis Borges y bígamo. Una sugerente y divertida comedia interpretada por Germán Torres, Alicia González y María Kaltembacher que se representa los sábados en el Off de La Latina de Madrid (C/. Mancebos, 4).

¿Cómo descubres a Charles Howard Hinton?
Siempre me ha apasionado la cuarta dimensión, las realidades paralelas, las figuras imposibles, las formas insólitas de ver la realidad… De los grabados de Escher pasé al Gödel, Escher, Bachde Douglas R. Hofstadler (Tusquets, 1992) y a otras lecturas por el estilo hasta que en La cuarta dimensión de Rudy Rucker (Salvat Editores, 1994) descubrí al personaje, un tipo que inmediatamente me fascinó, tanto por su pensamiento como por su vida, extravagante y divertida. Lo puse en mi lista de personajes interesantes acerca de los cuales un día tendría que hacer algo. Alan Moore le referencia en From Hell pero, que yo sepa, nunca se han hecho montajes o películas sobre él. Para mí es un personaje a reivindicar, lo tenía pendiente y por fin, muchos años después de dar con él, he tenido la ocasión de abordarle, escribir sobre él y llevarle al escenario.

Porque es un personaje de quien no hay demasiada información, a pesar de que el padre de una de sus mujeres fue un matemático prestigioso.
Sí, hay muy poca información. Yo me he basado en datos del libro de Rucker y en fuentes diversas de las que he ido extrayendo datos a cuantagotas, como árboles genealógicos donde he descubierto, por ejemplo, el nombre de sus hijos. Genealogías que no debemos tanto a él como a la familia de su mujer, Mary Ellen, una de las hijas (la única que no era matemática, curiosamente) de George Boole, el fundador de la lógica matemática e inventor del álgebra de Boole. Una de sus hermanas, Alicia Boole, que se cita en la obra, fue discípula de Hinton, colaboró con él y realizó con posterioridad importantes contribuciones a la geometría de cuatro dimensiones.

Al haber tan pocos datos ¿Qué es lo que más te llamó la atención del personaje?
Mi afinidad personal con él. Hinton me cae muy simpático, me resulta entrañable su ingenua torpeza social y comparto su obsesión excéntrica por algunos temas. Su fama solo ha trascendido de forma excepcional, porque Borges habló alguna vez de él o porque te lo encuentras de vez en cuando en algún libro que habla de autores raros, y eso no ha hecho más que acrecentar mi interés con el tiempo.

La acción transcurre un día en Japón, donde él está con su mujer y aparece otra mujer con la que también se había casado. ¿Fue un encuentro real?
Yo propongo un juego que no es enteramente ficcional, sino más bien especulativo. No cuento algo que ocurrió, pero sí algo que podría haber ocurrido. Partiendo de hechos reales. Hinton estaba casado con Mary Ellen Boole (con quien tuvo cuatro hijos) cuando contrajo en secreto matrimonio con otra mujer, Maud Wheldon (Matilda en la obra), con la que convivió tres años y tuvo otros dos hijos, dos gemelos. Llegó un momento en que a él todo ese trajín se le hizo muy cuesta arriba y se arrepintió

·  Entrevista completa en el suplemento cultural It’s Playtime
Carlos Tejeda

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s